El papel de la mujer en la Comunicación Aumentativa, una visión muy personal.

Helen Keller y Anne Sullivan, 1888

Si pienso en quién puede representar mejor la esencia de la CAA, pienso en Helen Keller. Nacida en Alabama en 1880, quedó sordociega a los 19 meses de edad. A los 7 años de edad, su familia contrató los servicios de la profesora Anne Sullivan, que trabajaba con jóvenes con sordera. Con el paso de los años, Helen logró aprender a leer y escribir, y a hablar usando el método Tadoma (sintiendo las vibraciones de la voz del interlocutor, al tiempo que le deletreaban los fonemas en la palma de la mano). Aprendió varios idiomas y fue la primera persona sorda en graduarse en la universidad.

Su aportación fue imprescindible, dando “voz” a las personas con discapacidad sensorial, y luchando por la prevención y tratamiento de las personas con ceguera. Además fue una gran activista política.

Si pienso en las personas qué más nos han ilustrado y ayudado a las profesionales que trabajamos con la CAA, me vienen a la mente varias mujeres que han abanderado o liderado el desarrollo del conocimiento y la divulgación sobre la CAA. Pienso en grandes profesionales como Carme Basil, Gloria Soto, Gail Van Tatenhove, Caroline Musselwhite, Erin Sheldon, Linda J. Burkhart, Pat Mirenda,… investigadoras que nos han ido iluminando el camino, no sólo con su trabajo, sino con la pasión con la que lo han compartido.

Tampoco me olvido de otras profesionales, compañeras, colegas y amigas, con las que he compartido tantas y tantas horas de docencia, intervención, talleres, seminarios, reuniones … y que trabajan en la docencia, o en la atención directa en centros de atención temprana, colegios, gabinetes, centros de día, residencias,… donde en muchas ocasiones se sienten «huérfanas», bien porque la administración no cumple con su deber, bien por las trabas o dejadez de otros y otras profesionales. Son tantas, que no puedo nombrarlas aquí a todas. Es una suerte contar con todas vosotras.

Y si pienso en quienes son las personas más importantes en el desarrollo de la comunicación en el día a día, como facilitadoras y defensoras del derecho a la misma, son las madres de los usuarios y usuarias de CAA. Para mí son las verdaderas heroínas. Sin ellas, toda la investigación y el trabajo de las y los profesionales, no tendría sentido, se quedaría “vacío”. Ellas son las que siempre:

– creen en la capacidad de su hijo/a

– ven el vaso medio lleno cuando otros lo ven vacío del todo, y persisten

– luchan y pelean hasta la extenuación ante cualquier traba e injusticia

– convencen al resto de la familia hasta conseguir implicarles

– son capaces de usar varias estrategias, con éxito, desafiando cualquier manual de experto

… esta lista podría ser interminable

Hoy, día Internacional de la Mujer Trabajadora, quisiera hacer mi pequeño homenaje a todas las madres que sacrifican su desarrollo en el ámbito profesional, por la atención de sus hijos que necesitan apoyo educativo específico. A vosotras os ha tocado ser “profesionales” a la fuerza, pero de una especialidad que no buscabais, sin remuneración, sin vacaciones, sin derecho a subsidio, sin poder permitiros el “lujo” de estar de baja por enfermedad,… y a veces sin reconocimiento dentro o fuera de casa.

Vosotras llegáis a tener más conocimientos y por supuesto experiencia que muchos profesionales titulados. Como profesional, me quito el sombrero por vuestro trabajo “en la sombra”. No permitáis que nadie os haga sentir culpables de lo que no ha conseguido vuestro/a hijo/a, ni menosprecie vuestra sabiduría.

Gracias por todo lo que me enseñáis día a día, Paqui, Gador, Inma, Rocío, Silvia, Ana, Charo, Ángeles, Conchín, Bea, Sonia, Lola, Patricia, Cristina, Marta, Ingrid, María, Carmen, …

 

Así que para mí, la CAA, tiene nombre de MUJER. ¿Y para tí?

 

Entradas anteriores:

A nadie debe negársele el derecho a la comunicación.

Derecho a un SAAC funcional y uso de la tecnología.

No existen prerrequisitos para usar la CAA.

Mitos y falsas creencias sobre el uso de la CAA.

Comunicar es compartir algo que la otra persona no conoce.

La implementación de un SAAC no es sólo competencia del profesional.

Fomentar la intención comunicativa desde edades tempranas.

Cualquier persona puede necesitar un SAAC a lo largo de su vida.

Mi comunicador es mi voz.

La tecnología le permite ser uno más en sociedad.

La comunicación es multimodal.

Los SAAC nos ayudan a comprender mejor nuestro entorno.

La CAA nos ayuda a expresar y gestionar mejor las emociones.